¿Qué gana Microsoft con la compra Obsidian Entertainment?

La compañía americana ha hecho efectiva la adquisición del estudio. El anuncio se ha dado a conocer en el X018 de este mes de noviembre en México.

[Actualización] Microsoft hace oficial la compra de Obsidian Entertainment a través del X018 que se ha celebrado este mes de noviembre en México.

A la pregunta que reza el titular de este artículo, la respuesta sencilla sería que se llevaría a su terreno a uno de los estudios más talentosos de la actualidad en lo que al RPG occidental se refiere. Star Wars: Knights of the Old Republic II, lanzado en 2004, solo es el principio de una gran serie de títulos de rol de referencia sobre todo para el jugador de PC, con juegos excepcionalmente profundos como no podía ser de otra manera saliendo de un estudio formado por gente como Chris Avellone -que también trabajará en Dying Light 2- o Darren Monahan -Baldur's Gate-.

A pesar de todos los rumores sobre la compra de Obsidian por parte de Microsoft, esta no termina de concretarse, aunque bien podría ser posible debido a la busca y captura de nuevo talento ya formado para la compañía de Redmond, que ya ha sumado a estudios como Playground Studios -Forza Horizon- o Ninja Theory -Hellblade-. Pero realmente... ¿qué tiene Obsidian para que en Microsoft le hayan echado, supuestamente, el ojo?

Resulta irónico que por mucho que Obisidan Entertainment no deje de lanzar grandes RPG, cada uno que lance sea considerado como una grata sorpresa, comenzando con el mencionado Fallout: New Vegas tras haber creado dos tan queridos como Neverwinter Nights y su secuela, además del considerado de culto Alpha Protocool. Aunque Fallout 3 fue todo un éxito, nuestros protagonistas fueron capaces de plasmar su propia identidad en un juego más querido, a pesar de compartir el vetusto motor gráfico. Mejoras como la posibilidad de apuntar con la mirilla de las armas o la mayor relevancia de los personajes secundarios fueron síntomas inequívocos de que Obsidian no estaba dispuesta a hacer simplemente el mismo juego en un entorno diferente.

Sin embargo, donde de verdad fueron capaces de sorprender fue en South Park: La Vara de la Verdad, un juego de rol basado en una licencia que ya había pasado por su mejor momento de popularidad en nuestro país. Aún así, con guión de los creadores originales de la serie, Matt Stone y Trey Parker, crearon una historia con todo el sentido del humor estrafalario inherente al show, con una trama que parodiaba las historias de fantasía medieval del RPB tradicional, aunque en Europa nos llegaría con cierta censura. Lo que nadie se esperaba es que tuviera tal profundidad jugable, con gran importancia para la exploración y el equipamiento, presumiendo de un encanto que afortunadamente Ubisoft sería capaz de recoger también en su secuela, South Park: Retaguardia en Peligro.

Tuvo que llegar Pillars of Eternity para redescubrir a Obsidian en su verdadero esplendor, con un proyecto -que entonces se llamaba Project Eternity- que conseguiría records de recaudación en Kickstarter, y que solo sería capaz de batir Shenmue III. Con este juego volverían a los orígenes del género, con perspectiva cenital y un sistema de combate estratégico y excepcionalmente profundo, y aunque no ofrecía un mundo abierto, sí mostraba unos entornos altamente explorables y sobre todo, múltiples alternativas de decisión. Su lanzamiento definitivo no decepcionaría a nadie, y por ello, no les costó mucho volver a recaudar lo suficiente en otra campaña de crowdfunding para crear su segunda entrega: Pillars of Eternity II: Deadfire.

No es la primera vez que la gran compañía estadounidense y Obsidian están en contacto, aunque la otra ocasión fuera para asuntos menos agradables. Estos no son sino la cancelación de un videojuego llamado Stormlands, cuya tecnología no estaba a la altura de la ambición de Microsoft, que pretendía que este hiciera uso de una nube que como hemos visto, no era para tanto.

Lo que Microsoft pretendía era que Obsidian creara algo similar a un MMORPG con raids de hasta un millón de jugadores gracias a la supuesta tecnología de la nube, algo que en el estudio no terminaron de ver debido no solo a las limitaciones tecnologicas, sino a su inexperiencia con juegos multijugador. El proyecto no llegaría al año de desarrollo, y en 2012 Microsoft terminaría cancelándolo, como era previsible. Ahora bien, la pregunta no es solo qué ganaría Microsoft, sino qué ganaría también Obsidian, un estudio que al fin y al cabo no deja de ser independiente y que tiene que recurrir frecuentemente al crowdfunding para el desarrollo de sus títulos.

La comunidad de jugadores, sobre todo relacionados con el rol y la propia Microsoft ya sueñan con un RPG basado en el rico universo de Halo, y aunque la experiencia de Obsidian con la ciencia ficción no sea demasiado extensa, qué duda cabe de que serían perfectamente capaces de ello.

Pillars of Eternity II: Deadfire, desarrollado por Obsidian y editado por Versus Evil para PC, PlayStation 4, Xbox One y Switch, es la secuela del celebrado RPG Pillars of Eternity que profundiza en sus mecánicas y ofrece una mayor variedad de localizaciones. Persigue a un Dios renegado por tierra y mar en la continuación del multigalardonado RPG Pillars of Eternity. Lidera tu nave a través de un peligroso viaje descubriendo el vasto archipiélago inexplorado de Deadfire.